La salsa

Al compartir con nosotros los guisados de nuestra crianza, nos das la oportunidad de ofrecerte también el preciado recuerdo de tu terruño, que es lo mismo que decir familia, que es lo mismo que pensar en la entrañable casa paterna.
Nos consideramos lo contrario de los gigantes mundiales que comercializan comida rápida, precocida y ensamblada en un deshumanizado proceso de producción y que colonizan  a nuestro pueblo a través del alimento.
Somos unos convencidos de que la cocina culichi, como parte de la culinaria mexicana, es de clase mundial. – ¡Amigo mío, asombrado estoy, pues dicen por ahí, que los franceses se la han pasado toda la vida comiendo, sin una salsa de tomate asado y molcajeteado.