Puras Ocurrencias: El gran Quevedo, es mi consejero nutricional

jul 28, 2011 No Comments by

EL GRAN QUEVEDO, ES MI CONSEJERO NUTRICIONAL .

Visité un restaurante ubicado en Navolato, en el cual las olas del mar de Cortez, acarician el borde de su alberca; puedes sentarte y estar, con un pie en las aguas de la piscina y otro en las cálidas aguas del mar…

Al tiempo que saboreaba un cebiche de róbalo, José Manuel, mi hijo de dos años cuatro meses, prefirió echarse unos clavaditos en la alberca; al momento, dos empleados de seguridad, al servicio de la empresa, hicieron acto de presencia, ante mi aparente desinterés, en la actividad natatoria del infante… Han de haber pensado: “ a este adulto mayor – en Sinaloa se les dice viejos güecos – se le puede ahogar el plebe, y mas vale estar pendiente, no vaya a ser la de malas…”

¡ Este hijo mío, se ha convertido en mi gran motivo para buscar una vejez de calidad…!

Nada deseo mas, que verlo llegar a los veinte años…

Si Dios nos presta vida, cuando José Manuel ande en los veinte, quien esto escribe, entrará a los ochenta …

Enseguida les diré, lo que en el pecho, mi corazón me dicta, y que está relacionado con lo que estoy haciendo, para que DIOS,

me ayude, a llegar con calidad,

a esa encorvadora edad

Primeramente, ejercicio; esta actividad, te llena de entusiasmo, te hace llevar una deidad dentro de ti; cuando se hace con constancia, se me figura, que las Moiras, las Parcas, esas, para los Griegos, personificaciones de tu destino fatal, se vuelven indulgentes contigo… puedo decir, que figurativamente, algunas mañanas, en el curso de mIs caminatas, se me aparece, tras una retama o mezquite, la silueta de la parca morta y ella, condescendiente, esconde dentro de las mangas de su túnica, sus detestables tijeras, y con su esquelética mano, me hace señas, como diciéndome:

Anda Peraza, continua caminando, pues por hoy, puedes deshebrar mas hilo, de la bola de tu vida…”

En segundo lugar, actividad intelectual cargada, plena;

A mi me parece que vejez de calidad, implica alejarte de los placeres mundanos, renunciar a los encantos de la carne, argumentando, con dignidad, que quebrantan tu salud…

Y para todo aquel que dejó las carnes
festejando a Baco,
 y que ya solo el esqueleto conserva intacto, como expresa Alfonsina Storni, en su bello poema, Tu me quieres blanca, yo les digo, les llegó el momento, mis amigos, en que les pueda aparecer la inclinación a filosofar y se les hagan presentes, los placeres del intelecto …

Es aquí cuando puede encontrarse con la amante esperada, la mas comprensiva, que te recibirá siempre, no importa como le llegues, sin reclamos, siempre amable y con generosidad y jamás condicionará su amor: Sofía.

Amémosla, o como se dice en Griego, Filosofía…

En tercer lugar, una dieta que no incluya azúcar industrializada, ni grasas de origen animal, criados de manera intensiva.

Debo decir, que no incluir carnes en mi dieta, es para mi, de lo mas simple; como ya le cumplo pocas mandas a Afrodita, o sea, si,

 

solo  esporádicamente,

gusto de la carne mas grata al ánimo,

 que es la de mujer,

de la de toro, puerco, cordero o gallo,

facilísimo, se me hace, no comer …

Y si hay algún goce carnal, que puedas deleitar sin que te haga daño, a gozarlo…

Aquí es donde entra el Gran QUEVEDO, poeta genial, pues este Universalísimo Español, se ha convertido en mi consejero nutricional; Aquí confieso, que el me ha persuadido y debido a el, hoy en mi dieta, solo ingiero lo que no me estriña.

¿ Porqué ?, porque, el Gran QUEVEDO, dice:

No hay contento en esta vida,

Que se pueda comparar,

Al contento que es cagar…

 

Y motor de estas ocurrencias, es un inconmensurable AMOR  a los hijos, como estrategia divina, cósmica, mandato de DIOS, para lograr el meollo del asunto: la sobrevivencia de la especie.

QUE DIOS LES DE SALUD Y A MI QUE NO ME OLVIDE

DonGeorge

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
No Responses to “Puras Ocurrencias: El gran Quevedo, es mi consejero nutricional”

Leave a Reply