¡ Hay que poner lumbre mujer…!

dic 14, 2011 Comentarios desactivados en ¡ Hay que poner lumbre mujer…! by

“…Y Prometeo, desobedeciendo a Zeus, le pidió ayuda a Atenea, para que lo hiciera llegar hasta el Sol, en donde prendió una braza, bajó con ella, la guardo en el hueco del tallo de un gigantesco guamúchil y de esta manera, dio el fuego a los mortales, para su uso …”

(Fotosíntesis y combustión Olímpica)

 

¡ Al fin llegó a estas tierras, lo que los Culichis denominamos tiempo de frío…!.

Este clima hizo que mi primer comentario de este amanecer fuera:

Yo.- ¡ Hay que prender la hornilla, mujer !

 

Ya prendida la lumbre, me senté frente a la misma y me permitió gozar de la mas antiquísima fuente de energía: fuego, lumbre, llama, calor, brazas…

Como esta experiencia la hice con mi hijo, (mi ultimo aporte a la perpetuación de mi sangre), me cubrió con un ventarrón de porqués : ¿ porque sale lumbre, papa ?

¿ porque esta caliente ? ¿ porque sale humo ? ¿ porque salen chispas ?  ¿ porque, porque, porque…?

¡ Que revitalizantes son para mi, los momentos que vivo, al contestar los interminables porqués de este niño, renovado calor de mi vida …!

Si, ¡ Hoy se prendió la hornilla … !

La combustión de la madera, el calor en forma de llama que libera, cuando es para tu beneficio, te hechiza, te cautiva, te hace divagar, montado en tus pensamientos…

Yo, conmigo mismo.- Además, – me seguí diciendo yo – comparado con la estufa de gas, el acto de prender la hornilla es un proceso mucho mas sustentable, mucho mas amigable con la Madre Naturaleza: la madera que se quema, es producto de la poda natural y a veces necesaria que se le practica a los guamúchiles, retamas y árboles frutales; no quedan ni astillas de dichos cortes, las llamadas “ barundas ”, en los ranchos de Sinaloa…

Y ya caliente el comal, lo siguiente es que en el, la mujer eche tortillas, cuidando que salgan hinchaditas… por supuesto, que junto con las “gordas”, debe hacerse café de olla, se cocinaran frijoles a la leña, sin olvidar, rescoldar chiles y tomates para la salsa tatemada …

¡ Ah !, y con las ultimas brasas, hay calor suficiente, pa´calentar agua, y cuartearla con el agua fría, para el cotidiano baño matinal…

Le atizo a la lumbre, acomodo un nuevo leño, observo como prende, abro las manos y las ofrezco a su calor…

Medito – y me digo yo -: el fuego esta ligado a la evolución del hombre…la actualidad nos hace olvidar esto;  hoy disfruté, lo que la modernidad nos priva: vivir las gratas sensaciones, los beneficios de las dos ecuaciones esenciales para la vida, contrarias entre si, pero fundamentales para la terrenal existencia: la fotosíntesis y la combustión…

Si, porque, al comerme una tortilla, el maíz y el árbol tomaron luz del sol y mediante la maravillosa fotosíntesis la convirtieron en glucosa y carbohidratos y la leña del árbol necesaria para la cocción, nos devuelve parte de esa luz, en forma de calor, mediante la combustión…

En esencia, es un bocado de luz del sol, lo que come el humano, al ingerir una tortilla…

¡ Por supuesto, que no es un bocado de cardenal, y mucho menos, en el sentido sibarita de la frase… !

¡ Es algo mucho mas maravilloso y cósmico…!

Cocinar a la leña, simbólicamente, es hacerlo con fuego divino, es una acción bendecida por los cielos; ahí radica, el que la tradición popular señale, y así lo es, que todo lo cocinado a la leña, sea mucho mas sabroso.

Además de lo anterior, – me seguí diciendo yo – les voy a escribir una ocurrencia: a mi me parece, que el acto de regular la flama es mucho mas evocador y entrañable en la hornilla, que en la estufa de gas; en esta, la mujer, en un acto frío, insensible, solo da vuelta a la perilla, y ¡ ya ! …

En cambio en la hornilla, es algo absolutamente sensual, voluptuoso, porque avivar la llama, excitar el fuego, esta ligado a la sobrevivencia de la especie, por ello, encender la hornilla, tiene connotaciones sexuales, pues en un acto figurado, alegórico, la mujer, cual sacerdotisa de Falo, lo logra, inclinándose ante la hornilla, a manera de simbólico altar, para luego, de modo reverencial, mirar, y con su mano cálida, tomar, sujetar y enseguida, con suavidad, “ meter o sacar, el leño…”

¡ Definitivamente, no hay comparación…!

En estas nubes de pensamientos andaba, cuando se deja oír la voz de la mujer que dice:

Mi compañera.- ¡ Hombre ¡ ¡ ya esta servido el desayuno…!

Esa frase, hace que me baje de la montura de mis reflexiones, me retiro de la hornilla y al levantarme, doy una ojeada al comal y ya sentado en la mesa, le pido a mi pareja:

Yo.- Por favor, mujer, me pasas esa tortilla recién salida,

¡ que le hace que venga hinchada …!

QUE DIOS LES DE SALUD Y LOS HAGA MUY FELICES

DonGeorge, Hoy, Sin categoría

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
Comments are closed.