Puras Ocurrencias: Morir para Vivir

jul 15, 2011 No Comments by

Hay un ave pequeña, endémica de Sinaloa, un pájaro muy bobo, – cuando estaba plebe, le decíamos muy pendejo; por cuestiones de censura uso el eufemismo anterior- de color negro, insectívora, que construye una simbiosis, una relación armónica de provecho mutuo con el ganado, que consiste en hacerles la limpieza de su piel, extirpándoles las garrapatas y que si le es necesario atrapa lagartijas e incluso crías de iguana, si con ello cumple con alimentar a sus crías, como me toco observar a una familia de este pájaro que se posaba en las rama de una guásima…aquí se le conoce como el piscuy, onomatopeya, palabra cuya pronunciación describe el sonido de su canto …

Hoy tuve la oportunidad de observar el acto de crianza del piscuy…llegó uno de los progenitores de las crías con una pequeña iguana de aproximadamente 10 cm. de longitud y la depositó en la boca desmesuradamente abierta – mientras mas abierta, mas probabilidad de tino, mas garantía de sobre vivencia – de la cría mas apta, la que estaba mas adelantada.

El piscuy padre, en ningún momento alimentó al mas atrasado, sino al que mas sacaba la cabeza, al mas chillón, muestra bien gráfica de la sobre vivencia del mas apto, de la selección natural de la especie…nunca el piscuy padre intento alimentar a la cría que no luchaba por ello…atragantándose, la cría engulló a la iguana …

Una cría por otra; murió la de la iguana pa´que viva la del  piscuy…en la naturaleza permanentemente se da un flujo de vida y muerte…Alguien tiene que morir para que otros vivan…solo que en las simbiosis que establece la naturaleza, es una muerte no lucrativa, sin rentabilidad…satisfecho el instinto, naturalmente, armoniosamente, aparece la tregua para la vida… poniendo pensamientos en el piscuy, voy a suponer que tuvo este soliloquio, este monólogo:

El instinto de sobre vivencia, la perpetuación de la especie, lo obliga a cazar para alimentar a su cría; ve la de la iguana, la atrapa y exclama: ¡ Muere…! … Llega a su nido, la cría mas apta se adelanta con señales y sonidos que le garanticen que su padre va a notar su presencia y el piscuy padre, poniéndole su presa en la boca bien abierta de su cría exclama:

¡ vive …!

Todo esto ocurría bajo la mirada rapaz de un gavilán que posado en la rama de un guamúchil esperaba su oportunidad : dar caza a la cría del piscuy, para sobrevivir…tuve que correr a un muchachillo travieso que con un rifle de balines intentaba matar al gavilán…¿ para que? … para la satisfacción de lo superfluo, pues si hay algo que diferencia a la especie humana, de los otros seres vivos, diría, que es la única que no establece relaciones de simbiosis con la naturaleza …

QUE DIOS TE DE SALUD Y A MI QUE NO ME OLVIDE

DonGeorge

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
No Responses to “Puras Ocurrencias: Morir para Vivir”

Leave a Reply