“El Quelele” : Un vendedor de cocos.

jul 14, 2011 No Comments by

Aquí se cuenta, lo que me contó, un vendedor de cocos…

Ya de tardeada arreglando algunos asuntos en Culiacán, el  calor hace que se me antoje un coco, que los ofrecía un señor con aspecto muy de los altos de Culiacán, que los transportaba en una carreta jalada por un caballo. Justamente el “compa”, se encontraba despegando el cuaco de la carreta, cuando me acerque a solicitarle me sirviera un coco.

–        A 25.00 pesos los doy mi amigo, me dijo.

–        Cual es su nombre Sr. ?, le pregunto…

–        Me dicen el “quelele”  y con confianza puede UD nombrarme así …

–        El alias del coquero, me hizo recordar esa ave de rapiña muy común en los cielos de la serranía de Sinaloa…

–        Como esta el negocio, amigo “ quelele “?  Le pregunto…

–        Desde que entró el chaparrito, muy, pero muy mal, me responde …

–        Su respuesta me llamo la atención; me dije : un daño colateral  mas de la mal llamada y bien impuesta por USA, guerra al narco…veamos que mas dice el compa este…

–        ¿ como esta eso mi amigo ?

–        Si mire UD, antes de que entrara el chaparrito, yo llegaba a algún lugar, donde estuvieran reunidos algunos “compas” y el que se notaba que era el patrón me decía: “ cocos pa todos los que están aquí….”, a la hora de pagar, me decía, muy seguro de si: ¡ cuanto le debo, compa…!, sin fijarse en la corrientada, como dicen ellos, de contar cuantos cocos fueron… así, yo podía cobrar, si por decir algo eran 20 cocos, son treinta mi amigo y no había fijón…sacaba un manojo de dólares, me pagaba y  si sobraba algo de dinero, todavía, de muy buena onda me decían:

–        ¡ quédese con la feria…!

–        ¿ y ahora Sr. “ quelele”, como están las cosas con los cocos… ?

–        en estos tiempos tan llenos de calamidades, que lo único que se oye, son solo congojas y quejidos, si es que llego a vender de a muchos, les tengo que aclarar primero, que no fío,  y a la hora de pagar ya no me contestan:  “cuanto le debo” sino que luego, luego preguntan ¿ quien comió cocos ?  Y se ponen a contar, cuantos de la bola, comieron cocos …. No mi amigo, si antes de que entrara el chaparrito, vendía 100 , hoy si bien me va, vendo si acaso 25, …apenas saco pa´l, caballo, mi vieja a veces se tiene que aguantar, pero el caballo no …

–        ¿ y cuando cree que se compongan las cosas ?

–        En cuanto se vaya el chaparrito…!; y enseguida me hace una pregunta llena de ansiedad:

–          ¿ Sabe UD, cuando chingados se le acaba al chaparrito … ?

Este es el sentir del quelele… y como él, el de muchos Mexicanos…

Y sin embargo, en descargo del chaparrito, en el problema del narcotráfico internacional, no hay un Presidente de cualquier País, que por si solo, pueda encontrar una solución, pues solo las Naciones, constituidas en asamblea, pueden encontrarla.

Las contradicciones salen a flote: Se prohíbe el narcotráfico con el objeto de abatir el consumo y tras 40 o mas años se ve que este va en aumento; se criminaliza la producción y el transporte, porque estos se dan fuera del territorio donde radica el consumo, pero este, motor generador del narcotráfico, gallina de huevos de oro, no se toca, ni con pétalos de rosa.

Para reforzar el dicho anterior, el consumo de drogas en USA va en aumento, lo que pone en entredicho la política del Sr. Obama de disminuir en un 3% anual el consumo de drogas en USA.

Me pregunto:

¿con que cristal se ve este problema?

¿ disminuir el consumo  o producir criminales ?

QUE DIOS LES DE SALUD Y A MI QUE NO ME OLVIDE.

Jorge Peraza Bernal.

DonGeorge

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
No Responses to ““El Quelele” : Un vendedor de cocos.”

Leave a Reply